Oslo: Capital Verde Europea 2019

Oslo - Foto:Oslo European Green Capital 2019
Foto: Oslo European Green Capital 2019

Como una ciudad firmemente comprometida con la sostenibilidad, Oslo ha sido premiada con el título de Capital Verde Europea 2019. Por ello, a lo largo de este año, la capital de Noruega, con cerca de 680.000 habitantes, actuará como “embajadora” del desarrollo urbano sostenible, compartiendo su experiencia con otras ciudades y promoviendo medidas para hacer frente a los desafíos medioambientales.

Siete pilares de la transformación Verde

Tanto desde el ámbito político como empresarial, y, especialmente, desde el área de la planificación urbanística, se han hecho grandes esfuerzos, en los últimos años, para reducir la huella de carbono de Oslo y trabajar por un futuro sostenible. Estos esfuerzos han sido valorados positivamente por la Comisión Europea a la hora de conceder a Oslo el distintivo de Capital Verde Europea, al que pueden optar las ciudades de más de 100.000 habitantes de Estados miembros de la Unión Europea, así como, en el caso de Noruega, de países que pertenecen al Espacio Económico Europeo.

Entre las líneas de actuación que se están siguiendo en el ámbito de la sostenibilidad, cabe destacar las siguientes:

Reducción de emisiones: la lucha contra el cambio climático es una prioridad para Oslo. Por ello, en el año 2016, el ayuntamiento de esta ciudad aprobó la Estrategia de Energía y Clima, que estableció como meta reducir las emisiones, en comparación con 1990, en un 50% en 2020 y en un 95% en 2030. En 2050 Oslo pretende ser neutral en la emisión de carbono. Para lograrlo, se están adoptando medidas integrales, tales como la promoción del transporte cero emisiones.

Capital Mundial de los coches eléctricos: Noruega, con Oslo a la cabeza, apuesta por un nuevo modelo de movilidad 100% eléctrico, y es el país con mayor número de vehículos eléctricos per cápita del mundo. El 60% de los coches vendidos en Oslo en 2018 fueron eléctricos e híbridos. Además de disponer de una amplia red de estaciones de recarga, los vehículos eléctricos cuentan con algunas ventajas como el acceso a carriles preferenciales para el transporte público, aparcamiento gratuito y beneficios fiscales (como la exención del IVA).

Movilidad ecológica: Se apuesta por la mejora de las infraestructuras de transporte público y de las vías ciclistas. Desde 2007 el uso del transporte público ha aumentado en un 50%. Con ello no sólo se pretende contribuir a la lucha contra el cambio climático, sino también a reducir la contaminación atmosférica y acústica para que los ciudadanos puedan disfrutar de la ciudad en un entorno más saludable. Se espera que en 2020 todo el transporte público de Oslo sea propulsado íntegramente por energías renovables.

Gestión circular de los recursos: Se utiliza el biogás como fuente de energía de los autobuses urbanos y de los camiones de recogida de basura. El biogás es producido a partir de residuos biológicos y aguas residuales de la ciudad. Al impulsar de forma prioritaria el reciclaje, el compostaje y la conversión en electricidad de la parte no reciclable, Oslo se sitúa a la vanguardia del uso circular de los recursos.

Barrios sostenibles: Oslo apuesta por la planificación urbana. La sostenibilidad es un vector que guía los proyectos arquitectónicos. Un ejemplo es el nuevo barrio de Vulkan, localizado en una antigua zona industrial. Durante diez años se ha convertido en un distrito energéticamente eficiente. Tiene una central energética local con pozos geotérmicos, edificios con placas solares y dos hoteles que reciclan energía del sistema de refrigeración y de los ascensores. Por otra parte, frente a los coches, el ayuntamiento trata de dar más espacio a bicicletas, peatones, jardines, parques infantiles, lugares para realizar actividades al aire libre, etc.

Presupuesto climático: Con el objetivo de reducir las emisiones de dióxido de carbono, en 2017 se puso en marcha esta pionera iniciativa por la que se contabilizan dichas emisiones como si se tratase de un presupuesto financiero y se incluyen medidas para reducirlas.

Destino turístico sostenible: Oslo aspira a obtener la calificación de Destino Sostenible. Este sello es otorgado por la Oficina Comercial y de Turismo de Noruega a destinos noruegos que cumplen criterios de sostenibilidad, y en los que se realizan esfuerzos para reducir el impacto negativo del turismo.

Oslo 2019: lugar de encuentro para el desarrollo urbano sostenible

La ceremonia de inauguración de Oslo Capital Verde Europea tuvo lugar el 4 de enero de 2019 en el ayuntamiento de esta ciudad. En el acto, el presidente del gobierno local, Raymond Johansen, señaló que “somos la primera generación que puede ver los efectos del cambio climático con nuestros propios ojos, y probablemente seamos la última que tiene la oportunidad de hacer algo al respecto”. En este sentido, Johansen destacó que Oslo Capital Verde Europea 2019 es un incentivo en el camino hacia la transformación verde para los ciudadanos, para el sector industrial y para toda Europa.

La capital noruega aspira, durante 2019, a ser un lugar de encuentro y atracción mundial para debatir, aprender y compartir experiencias en materia medioambiental. Asimismo, también se pretende difundir el conocimiento, inspirar y movilizar a los ciudadanos en el objetivo de lograr un desarrollo urbano sostenible.

Con la implicación de cerca de 200 socios, se llevarán a cabo más de 350 actividades, que van desde conferencias internacionales dirigidas a profesionales hasta pequeños eventos de barrio destinados a la comunidad local, con el propósito de involucrar a la ciudadanía.

Algunas de las actividades de carácter internacional que tendrán lugar en Oslo en 2019 son:

Puede consultar el programa completo aquí

 

Más información: